Elegante celebración Sucre Rojas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El haber pasado varias décadas reseñando el diario acontecer social caraqueño, ha transformado estas páginas en la voz de importantes momentos que marcan una época de nuestra vida cotidiana.

Hoy nos referimos a una celebración de gran tono protagonizada por la bella María Carolina Rojas Ayala y Jorge Luis Sucre Gómez, comunicadores sociales, vinculados a estimados hogares de nuestra sociedad.

Los acompañaron sus padres profesor Freddy Rojas Velásquez, María Cristina Ayala de Rojas, doctor Jorge Sucre Castillo y Nury Gómez de Sucre. Por cierto que esta estimada dama tiene la responsabilidad de firmar por muchos años la exitosa página de cocina de la revista Estampas de El Universal.

En los detalles de esta ceremonia efectuada en la iglesia Santa Ana de La Lagunita, resaltaron aspectos muy especiales dignos de mencionar como lo fue la misa rociera con cantos flamencos a cargo del grupo Acerita dirigido por Tatiana Reyna.

Durante la misma el sacerdote celebrante les dirigió una emotiva plática sobre la importancia del sacramento a recibir.

El salón principal del Club La Lagunita, enriquecido con elementos que hoy hacen de estas elegantes recepciones un encuentro inolvidable, fue el escenario de la fiesta.

La firma Durán & Diego fue la encargada de vestir a María Carolina para tan especial ocasión. Le confeccionó un traje de lineas clásicas seleccionando como tela la ciberlina con aplicaciones de encaje que se repitieron en el clásico tocado rebordado en cristales y canutillos. Las flores agrupadas enbellecieron el tradicional bouquet.

Un simpático cortejo donde figuraron en primer término los más pequeños de la familia, acompañó a los novios en la grata oportunidad, al igual que los hermanos de ambos y parejas de amigos íntimos.

En fin una espléndida noche que quedó en el recuerdo de los invitados, sin olvidar el obsequio de primera que incluyó los ricos platillos distribuidos en los bufés colocados a lo largo del salón. A esto habría que agregar los consabidos brindis, por la felicidad de los novios.

La música de baile contribuyó a la animación de la fiesta. De allí que los jóvenes como es costumbre, se deleitaron con los ritmos de actualidad.

La fiesta se prolongó es su mejor forma hasta después de las dos de la mañana.