Caracas sintió el espíritu de Francia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jean-Marc Laforet, embajador de Francia en Venezuela, y su esposa Anne Louyot aprovecharon la celebración de la Fiesta Nacional para despedirse. Ambos desarrollaron una activa labor durante su permanencia en el país, lo que convirtió a La Estanzuela en lugar de encuentro para empresarios, comerciantes y artistas.

En las palabras que ambos dirigieron a los invitados a la celebración que se realizó en hora meridiana, manifestaron cierta melancolía por la partida, aunque también hablaron de la satisfacción que sienten ya que dejan acá muchos amigos, una buena razón para regresar y visitarlos.

Además de estimular las relaciones bilaterales empresariales y comerciales también dieron rol protagónico a las bellas artes, esto los llevó abrir las puertas de la residencia a la comunidad ya que se presentaron varias exposiciones.

Aprovecharon la ocasión para entregar un reconocimiento a María Guinand, directora de la Schola Cantorum, quien agradeció la distinción y subrayó el trabajo de esta pareja diplomática al impulsar todas las manifestaciones de la creación. La música testimonió lo dicho.