OMAR LARES

13047233_copia.520.360

¡A LAVARSE ESE PALTO! Por lo menos diez veces ha siquitrillado verbalmente Elías Jaua a Estados Unidos aun después de entrevistarse con John Kerry para aminorar las supuestas injerencias de la Casa Blanca en los asuntos que sólo competen al Estado venezolano. Según Jaua, Norteamérica no sabe respetar al balbuceante gobierno de Maduro, y en su última actitud fue harto categórico refrendado en su Congreso el nombramiento de Samantha Power como embajadora en las Naciones Unidas. Fue abrumadora la votación que benefició a la dama designada por el presidente Obama, haciendo caso omiso al reclamo nacional por la contundente posición que el Tío Sam anunció por posturas de Venezuela y Cuba restringiendo Derechos Humanos y actitudes contradictorias al sistema democrático del que Estados Unidos es universalmente fiel y perenne defensor. Al mismísimo fue la acción parlamentaria de USA avalando la presencia de Samantha Power al frente de la representación gringa en la ONU. ¡A lavarse ese paltó!, como se dice en criollo, fue la repuesta al canciller nativo, fervoroso quema cauchos en su azaroso tránsito estudiantil. Mientras tanto el Jefe de Estado anda en lo suyo, enviándole un cuadro de Chávez a Hasan Rohani, nuevo mandatario de Irán, olvidándose del desaliñado Ahmadinejad, quien fuera curruña del desaparecido gobernante nativo. Eso es lo fundamental para el nuevo huésped de Miraflores y no pararle bola a los ¡3.355 cadáveres!, que han ingresado en la morgue caraqueña en lo que va del 2013. Ignorándose, igualmente, que las reservas internacionales del país han caído a 6,5 millardos de dólares también en lo que registra el año, y a lo mejor Nicolás Maduro ignora el cálculo de 25.000 homicidios para este 2013 a pesar de la publicitada Patria Segura. La minicumbre amazónica de Puerto Ayacucho fue más de lo mismo, y fue tan decepcionante que el régimen terminó atribuyéndole el fiasco del diálogo con Juan Manuel Santos al gobernador Guarulla, sindicándolo de saboteador. El suministro de gasolina a Colombia, realmente, fue lo positivo del meet que originó el recibimiento de Henrique Capriles en la Casa de Nariño. ¿Estamos o no estamos?

¡KENESAW LANDIS! ¿Cómo no recordarlo con este comeback de los esteroides que nuevamente ha empañado el beisbol? El Comisionado inmortal, la autoridad más respetada de todas las épocas en el pasatiempo rey. Este desbarajuste protagonizado por Álex Rodríguez pudo terminarse hace rato de haberse manejado con contundencia y rapidez sin darle largas que vuelven a poner en la picota a la pelota. He sostenido, siempre, que con el bandalaje no debe haber compasión porque perjudica no sólo al infractor sino también a quienes van a su alrededor. Aquel escándalo de la Serie Mundial de 1919 parecía sepultado per sécula, pero por desgracia no fue así. Los milagrosos cuadrangulares de Babe Ruth produjeron el milagro del regreso de los fans a los stadiums. Pero se produjo un bochorno con las apuestas de Pete Rose siendo un jugadorazo que electrocutó a la fanaticada. Pete perdió su nicho en Cooperstown como deben perderlo Barry Bonds, Mark McGwire, Rafael Palmeiro, Sammy Sosa y ahora Álex Rodríguez. ¿Cómo podrá explicárseles a generaciones futuras devotas del beisbol la supuesta presencia de esos caballeros en el Hall de la Fama y exaltarlos por sus cifras habiendo recurrido a lo que ha significado una burla no contemplada? Álex Rodríguez ha disparado jonrones de todas las dimensiones, a todos los serpentineros que enfrentó y en todos los parques donde vistió el uniforme de bigleaguer. Jugaron con cartas marcadas. Esteroides, bates con corchos artificiales incrustados en los mismos y apostar en contra del propio equipo afianzado en el privilegio que otorga un cargo ejecutivo, son pecados mortales imposible de aclarárselos a los que idolatraron a los fraudulentos. Ni hablar de Cooperstown para los que envilecieron lo que, deportivamente, es una religión. De vivir el honorable Juez Landis, entronizado a perpetuidad, hace rato nadie se atrevería a citar la dantesca metamorfosis que produciría una réplica de La Divina Comedia del irrepetible florentino.

¿AGOSTO? Este mes se las trae en lo que aniversarios se refiere por los personajes involucrados. Por ejemplo, se cumplirán, el 15, nada menos que 208 años del juramento de Bolívar en el Monte Sacro romano por la liberación de los pueblos suramericanos. Tenía el Libertador 22 años de edad. Fidel Castro cumplirá 87 años el 13, venidero martes. También se cumplirán 38 años, el 29, de la nacionalización del petróleo venezolano por el presidente Carlos Andrés Pérez. Fue en 1975. Del fusilamiento de Federico García Lorca hará 77 años, el 19 de los corrientes. Fue en aquel trágico verano de 1936. Y este lunes 12, el recordado Cantinflas cumpliría 102 años. Se las trae el caliente agosto.

¿RECUERDAN A ALVAREZ GUEDES? Murió en Miami, la semana pasada. El cubano fue un soberbio comediante, que gustaba una enormidad en Venezuela, donde se granjeó las simpatías y el cariño de sus innumerables seguidores. Tenía 86 años. Alvarez Guedes era de Matanzas. Fue figura en el teatro, la radio, la televisión, shows de cabaret, musicales, etc. Se fue de Cuba en 1960, a la llegada de Fidel Castro y sus barbudos. En las tablas fue fenomenal por sus atrevidas anécdotas y chistes irreverentes. Difícilmente surja otro con aquel talante artístico que cautivó en cuantos escenarios se presentó. Venezuela no ha dado uno igual. ¡AHÍ QUEDA ESO! Otto Reich, exembajador de Estados Unidos en Venezuela, entró en corto y por derecho, como en el argot taurino, denunciando a 3 ejecutivos venezolanos ante una Corte de Nueva York por corrupción. Todo a través de ardides ilícitos. En mi “SPRIT” dominical pasado yo me le anticipé. EMILE GRIFFITH acaba de fallecer a los 83 años. Nunca olvidaré su segunda de las 3 peleas que libró por el título, con Benny ‘Kid’ Paret, que ganó el cubano por una pésima decisión de los jueces. Fue en el viejo Garden, de la 7a. Avenida neoyorkina. Estuve acompañado por el Musiú Lacavalerie y Héctor Lyon, apodado Ballena. Tuvimos que guaracernos a un costado del cuadrilátero para escapar de una lesión. Al abandonar el cuadrilátero, Emile Griffith le pronosticó a Paret “en la próxima te mato”. Y lo mató porque el réferi Ruby Goldtein, insólitamente permitió, en el round 12, que masacrara al cubiche. Paret duró una semana agonizando hasta expirar, sin haber recuperado el conocimiento.

¡ALO, PARA EL BANCO CENTRAL ¿Qué se hace con 1.000 dólares? ¿Existirá algún viajero que vuelva a votar por este comunismo chavista? Ni un imbécil inmaduro. ¡Se cansa uno!

Anuncios