Brindis para celebrar un libro Un canastón con mucho sentimiento

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los espacios sociales de Ciudad Banesco se reservaron para celebrar otro capítulo del periodismo venezolano, el deportivo. Este reconocimiento dio origen a un libro, que ya forma parte de la historia editorial de Banesco y que se concreta gracias al trabajo de Editorial Cyngular, bajo la supervisión de Rafael Osío Cabrices.

A los artículos periodísticos que narran las hazañas deportivas que han dejado huella en los venezolanos, la obra se enriquece con el prólogo de Francisco Suniaga, quien señala que el libro es una invitación a evocar aquellas hazañas deportivas, unas que se no concretaron y otras que son episodios casi épicos. Por otra parte señala que el deporte venezolano está por encima de cualquier división, que une a un pueblo en el plano de las emociones que ya se han vuelto inolvidables.

Con la curaduría de Cristóbal Guerra, 70 años de hazañas deportivas permite releer y descubrir plumas como la de Herman “Chiquitín” Ettedgui, quien firma la crónica escrita el 23 de octubre de 1941 para El Universal titulada. Por primera vez en su historia deportiva Venezuela obtiene un campeonato mundial. La de Francisco Lugo, fechada el 12 de enero de 1946, para este mismo diario sobre la apertura del campeonato profesional del béisbol venezolano; así como el artículo de quien fuera jefe de las páginas deportivas de El Universal y posteriormente su jefe de redacción, Álvaro Miranda, con su trabajo Morocho campeón, con fecha del 19 de enero de 1965. A ellos se suman las nuevas generaciones, siendo ejemplo de ello Vanessa Hidalgo y Andreína Salas con narraciones publicadas en este diario. Junto a estos periodistas de nuestro periódico aparecen otros que han compartido vivencias y anécdotas. Las fotografías es otro capítulo que enriquecen el trabajo.

Todo un éxito constituyó el tradicional Canastón que organiza la Asociación Serviam de Exalumnas de la Academia Merici (Aseam). En esta nueva edición había otro motivo para celebrar, los 10 años de la creación de dicha organización, razón por la cual, sus integrantes, se mostraron orgullosas de la labor social que han venido realizando durante ese tiempo, de manera especial la programación que desarrollan en las comunidades de Turgua, Cocorote y El Hatillo. A eso se suma que este año se inaugurará el Sister Carmelita Hall, la nueva edificación destinada al preescolar y salón de usos múltiples en la sede del Academia Merici en Cerro Verde.

La tarde tuvo ese ímpetu que proviene de la necesidad de ser solidarios con los demás y, como los expresaron las organizadoras de este IX Canastón, el saber que los fondos permitirán la continuación de una obra que conlleva la educación y la formación de niños, así como el brindar apoyo a las familias menos favorecidas de los sectores Turgua, La Guaira y en el estado Yaracuy donde se encuentran las misiones del Merici. Por si solos, los resultados se convierten en un estímulo para desarrollar el trabajo comunitario en equipo.

Las mesas para el juego se llenaron con puntualidad y comenzaron las manos.

Cabe destacar los postres y otras delicias gastronómicas propias de la hora vespertina, de las que disfrutaron las jugadoras, la gran mayoría de ellas exalumnas del citado centro educativo, por lo que esa tarde también se transformó en un reencuentro de condiscípulas, todas movidas por un mismo principio, la acción social.