Ellos no necesitan presentación

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de ser un escaparate que mostró productos y servicios vinculados con la gastronomía, el Festival Gourmet Internacional fue un lugar para ver y dejarse ver. Durante tres días caras conocidas se pasearon por los stands, distribuidos en el salón Naiguatá del hotel Tamanaco.

Muchos de los comunicadores especializados se detuvieron a disfrutar de las catas de vinos, otros prefirieron los cocteles de Ron Diplomático y a la hora del calor, lo más concurrido fue la original barra de Zulia construida con las gaveras de su cerveza.

La sala Gourmet, que se ubicó en una carpa blanca convertida en la cocina del festival, equipada por Balsam nunca estuvo deshabitada, pues no sólo se oían las explicaciones de los chefs, sino que se degustaban sus preparaciones.

El día del cierre regresaron los Viejos Zorros (Alberto Veloz, Andrés Rodríguez y Miro Popic), moderados por el chef Edgar Leal. Recordaron anécdotas, recetas, restaurantes y cocineros que deleitaron a más de un personaje famoso. Este cuarteto se ha propuesto salvar la memoria gastronómica de Caracas.