Por crimen de taxista cerraron nueve horas accesos a Higuerote

Comerciantes y pobladores se unieron a la protesta para pedir seguridad

Los choferes se distribuyeron en tres puntos de la zona para protestar por el alto índice delictivo FERNANDO SÁNCHEZ

Los choferes se distribuyeron en tres puntos de la zona para protestar por el alto índice delictivo FERNANDO SÁNCHEZ

“Nadie entra y nadie sale. Aquí necesitamos apoyo de todos”, gritaban los transportistas que mantuvieron cerrados, durante nueve horas, los accesos a la población de Higuerote, estado Miranda, la mañana de ayer.

La protesta, que inició a las 5 de la mañana y culminó a las 2 de la tarde, tenía un requerimiento específico: exigir más seguridad.

El gremio de transportistas decidió trancar calles por el asesinato de un compañero, la tarde del miércoles.

La víctima, Adolfo Seijas, de 44 años, recibió un disparo en la cabeza cuando trasladó a tres sujetos para la urbanización Manzanares de Tacarigua.

Murió dentro de su carro, después de chocar contra un poste eléctrico.

Desde ese momento, sus compañeros se molestaron y se organizaron para protestar, pues Adolfo se convertía en el cuarto conductor asesinado por el hampa este año en la zona.

Reclamo colectivo

Juan Palacios, chofer de taxi, lamentó que mientras están atacando a los pobladores y a la gente productiva del litoral mirandino, policías locales estén dedicados a escoltar a comerciantes chinos y camiones de carga que llegan a la zona.

“Es triste que tengamos que vivir así. La policía solo sirve para poner multas. Tuve que ver a mi compañero muerto en su carro. Nos roban, nos secuestran y nadie da respuesta. Por eso estamos aquí, exigiendo que atiendan este llamado de auxilio”, dijo.

El gremio de transportistas fue apoyado por comerciantes formales y pobladores. Todos se unieron para colocarse en puntos estratégicos de la ciudad y cerrar calles.

Mientras un grupo estaba en el casco central protestando, otro se instaló en la entrada del centro comercial Flamingo, que da acceso hacia Curiepe.

Como el llamado fue atendido por muchos, también se colocaron en la entrada de Higuerote y trancaron ambos canales, de entrada y salida, además del empalme que conduce hacia Sotillo.

Por ello, no había manera de entrar o salir de la zona.

El Cicpc, la Guardia del Pueblo, Polibrion y Polimiranda, se vieron presionados por los manifestantes. Se distribuyeron en los puntos donde había concentración y trataron de mediar para abrir las calles, pero nadie lo aceptó.

Ni la alcaldesa de Brion, Liliana González pudo convencer a los protestantes.

La tildaron de “mentirosa”, y de “prometer acciones que no cumple”.

En medio del alboroto, el Cicpc detuvo a tres presuntos implicados en el asesinato del taxista. Realizaron un operativo en el sector El 100 y apresaron a José Leonardo Hernández, de 21 años, apodado “Leo”; Jorge Nicolás Burguillos, de 20, conocido como “el Piojo”, y un adolescente, de 17 años, alias “Manuel”.

Aunque los manifestantes se enteraron de las detenciones no abrieron las vías, pues exigieron elevar su queja al ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, a quien invitaron a una mesa de trabajo el próximo jueves.

dramirez@eluniversal.com