RUNRUNES

nelson-bocaranda-5

NELSON BOCARANDA SARDI |  EL UNIVERSAL
jueves 30 de mayo de 2013  12:41 AM

Alto

AH1N1. Anteayer, en medio de la desinformación intencionada con la que se pretende esconder la gravedad de la epidemia de gripe, nos sorprendió que la nueva Ministra de Salud, con un desparpajo increíble, asumiera como normal que la destrucción de medicamentos vencidos no significaba “pérdida de recursos”. Para ella es normal que si el Estado compra una enorme cantidad de medicamentos, “es normal que una proporción de ellos cada año vaya a destrucción, pero eso no implica pérdida de recursos pues sí sería pérdida que el Estado no compre ningún medicamento, como sucedía antes y que por consiguiente ninguno se les dañe”. Quien maneja inventarios pierde entre 1% y 10 %, exclamó fríamente. El mismo guión rojo de culpar a los gobiernos de hace mas de 15 años. Es decir, que ellos en el lapso equivalente a tres gobiernos de la democracia no tienen culpa alguna. Pues debo decirle que varias veces en esta columna nos hemos referido, con el paso de los años, a los negocios sucios y con comisiones enormes de la importación de medicinas de Cuba. El 19 de febrero de 2009 escribimos: “Los robos en los hospitales adscritos a MinSalud se incrementan cada día. La mayoría -¿o todos?- de los medicamentos que llega de Cuba está vencida hace bastante tiempo. A eso se debe que no los entreguen en los módulos en sus envases sino en sobrecitos. Mientras el Cefar no dice nada de ese peligro, las compras se siguen haciendo para repartir las comisiones acordadas”. El trabajo que la colega Lisseth Boon publicó en Últimas Noticias, hace dos días, revela que “en los últimos 7 años las importaciones de medicamentos cubanos han crecido hasta llegar a $365 millones en 2012, según cifras del INE y que muchos de ellos hoy están vencidos. Sin embargo, un gran lote de estos fármacos -cerca de 50 mil kilos- permanece ya vencido en los depósitos del Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar), adscrito al MinSalud” según la investigación del equipo reporteril que “no halló explicación para este aumento en la importación de medicamentos cubanos ni por qué no fueron distribuidos oportunamente”. Pero la Contraloría General sí ha alertado sobre las irregularidades en la compra, almacenamiento y distribución de medicinas cubanas entre 2005 y 2010 “sin planificación, sin justificación ni supervisión”, bajo responsabilidad del Sefar y el MinSalud”. Esta información revela que “la Fundación Oro Negro (FON), adscrita al Ministerio de Energía y Petróleo (Menpet), aparece como la principal encargada de importar el mayor cargamento de fármacos cubanos. La fundación es presidida por Ammar Jabbour Tannous, quien a su vez coordina el Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, vigente desde 2000, que enmarca la compra de productos farmacéuticos a la isla, y funciona en el piso 2 de la Torre Oeste del Menpet, y Pdvsa en La Campiña. La fundación, cuyo nombre aparece en los registros de la Ccpc, consignó la mercancía comprada a Farmacuba, empresa que comercializa en el extranjero los fármacos producidos por 13 laboratorios cubanos…Ni el nombre ni el registro de identificación fiscal (RIF) de la FON aparecen en la lista de las empresas a las que Cadivi otorga divisas preferenciales para traer mercancía desde el extranjero”. El martes, en nuestro programa de radio en Éxitos 99.9 FM, el director de Salud del estado Miranda nos dio la primicia de los medicamentos que estaba repartiendo el MPPS sin tener un farmaceútico patrocinante ni estar registrada la empresa fabricante, ni tener permiso sanitario, ni haber pasado por la Contraloría sanitaria ni por una auditoria fiscal. El medicamento para la influenza Oseltamivir-75 aparece hecho en Laboratorios Novatec de La Habana, igual que aquel para la diabetes Metformina, ambos sin registro venezolano. Este último trae como precio 3.60 pesos cubanos ¿Cuánto nos costará tras las triangulaciones, comisiones y pérdidas?

Medio

IMAGEN. Tras la visita a Bogotá de Capriles y sus reuniones con el presidente Santos y el Congreso colombiano, se comprueba que ya nadie cuida las formas con el régimen de Maduro, pues apuestan a la democracia venezolana a la que han visto asediada y arrinconada por el gobierno rojo, a pesar de las advertencias que en privado han hecho a los gobernantes. El “faux pas” en Unasur anunciando revisión completa de los votos del 14A y luego negándolo o trampeando con las cuatro jinetas rojas bien aceitadas por Miraflores desde hace años. Las noticias que han ido apareciendo del desabastecimiento, la inseguridad, la importación de papel higiénico -motivo de burla en el globo entero- y las permanentes acusaciones del Presidente en ejercicio al imperio estadounidense, al que le vende algo de petróleo y le importa mucho de gasolina, de estar preparando una invasión recientemente trastocada en la insinuación de que CNN está implicada en un golpe de estado, adornan la realidad, palpable por doquier, de que somos el hazmerreír del continente. Los que esconden sus comentarios son los que aprovechan los negocios de importación exagerada y rápida con sus rojos testaferros que raspan la olla ante un futuro lleno de interrogantes, no solo para el proceso desfasado con el siglo XXI, sino para todo el país…

Bajo

EL ANURO. Las medidas del alto Gobierno en torno al sapo de medianoche y su pandilla, no dejan duda de que arriba saben que la grabación no es montaje y que el delator de los fracasos de la robolución mostraba su faceta de corso patentado y de paredón unitario de fusilamiento, siempre celebrado y  respaldado por el Caudillo fallecido que veía allí representada aquella tira cómica argentina llamada “El otro yo del Dr. Merengue”. Ahora que revisan las acciones del “fusilador mediático” podrían revisar la millonaria compra que Pdvsa hizo a través de Citgo en EEUU de los equipos completos para la televisora instalada en los predios del onuro en El Junquito y desde donde se transmitía “La Hojilla” cuando a bien le venía en gana -mas allá de aquellos momentos en que veía peligro para su vida dentro de VTV por las peleas con el sindicato u otros factores del proceso, o de la delincuencia- y para la que tiene todos los permisos de Conatel para convertirla en televisora abierta. Cuándo iba a pensar que estaría no al frente como fusilero, sino pegado al paredón de la ignominia de la falsa revolución que tanto disfrutó, usufructuó y manejó durante 14 años. Una de las moralejas del affaire delator es que no solo a los cochinos les llega su sábado…

http://www.runrun.es
@nelsonbocaranda

Anuncios