Llega el estilo Purificación García

La diseñadora trae a Venezuela su colección primavera-verano 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“La moda es para mí un lenguaje universal, un mundo del que puedes servirte, sobre todo teniendo en cuenta la pluralidad y la oferta que actualmente se plantea. Cada uno debe adaptarse a ella, saber vivirla, sin someterse a sus dictados”. Así opina la diseñadora Purificación García, cuyas creaciones ya están disponibles en Venezuela.

Vestidos, trajes para caballeros y accesorios forman parte del trabajo de Purificación, quien cuenta también con boutiques en Tokio, Kioto, Osaka, Ciudad de México y Panamá.

La española se estrena en Venezuela con su colección primavera-verano 2013, integrada por trajes de líneas sencillas, minimalistas y clásicas. Predominan los trajes de dos piezas y aunque a Purificación García no le gusta vincular sus colecciones con un tipo de mujer, podría resaltarse que la practicidad de esta propuesta se vincula a una dama activa, profesional y real. Y es que ella dirige su vestuario a una mujer que es normal, que no tiene que ver con la que “ha inventado el marketing y con la que no nos identificamos ninguna”, aclara.

Otro de los aspectos donde hace énfasis es en el patronaje, los cortes y las costuras, capítulo que en la moda no pierde vigencia y que supera las tendencias. La versatilidad de las prendas es una cualidad de esta colección, ideadas para que sean prendas claves y camaleónicas, que al combinarse o al cambiar de accesorios adquieran aires diferentes.

Los pantalones son ajustados, pero no ceñidos. Las faldas rectas rozan las rodillas y los trajes de fiesta se presentan glamorosos y a la vez sencillos. El negro lo utiliza como el aliado de la sofisticación. No desecha el blanco ni los estampados y transforma al naranja en cómplice de la alegría.

En cuanto a la colección masculina, ésta hace un guiño a lo tradicional pero presentado con irreverencia. Los tonos brillantes como el verde y el rojo tiñen chaquetas y pantalones, que los ajusta en los tobillos. Una pieza tan informal como la camiseta asciende de status en su propuesta veraniega, confirmando que para ella lo masculino debe ser inquieto e inconforme.

Sus accesorios no defraudan y buscan satisfacer a un consumidor amigo de la tecnología, por eso no extraña encontrarse con estuches para el celular, fundas para las tabletas y el computador portátil. Los foulares no tienen sexo y los presenta como imprescindibles en cualquier guardarropa y posee su propia versión del corbatín.