Picasso vive en su arte

El artista español cumple mañana 40 años de muerto

12641813_copia.jpg.520.360.thumb

La semana pasada una vieja obra de Pablo Picasso se vendió por 155 millones de dólares; a finales del mes de marzo, se publicó una versión corregida de la biografía que el inglés John Berger escribió en los 60 sobre el artista español; múltiples museos europeos inauguran muestras para revisitar el trabajo del malagueño.

El reconocido creador no deja de ser noticia a 40 años de su deceso, que se cumplen mañana con varios homenajes en distintas localidades del mundo. Una vida que trascendió la muerte a través del arte.

El pintor español, que fue bautizado en 1881 con el interminable nombre de Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Crispín Crispiano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso, se convirtió en un maestro que dejó más de 60 mil obras dispersas. El erotismo, las mujeres, la bohemia, la miseria humana, la tristeza, el universo taurino. Temas que Picasso abordó también a través del dibujo, la ilustración de libros, el grabado, la escultura o la cerámica.

Ya célebre son las piezas Guernica, inspirada en el bombardeo a la localidad española del mismo nombre durante la Guerra Civil de ese país; o sus series sobre el Minotauro, un personaje sexualmente activo (Venezuela tiene varias de esas piezas de la Suite Vollard). Su pasión por las mujeres también fue influyente en su obra: sus amoríos se conocen casi tanto como sus pinturas.

El malagueño se caracterizó por sus relaciones con féminas mucho más jóvenes que él. El último amor de Picasso fue la parisina Jacqueline Roque. La conoció en 1952 cuando ella trabajaba en la tienda de un taller de cerámica en Francia. Ella tenía 27 años; el ya 71. La historia entre ambos terminó representada de forma obsesiva en óleos y cerámicas. La musa del español se suicidó en 1986 -13 años después del fallecimiento de su amado- al meterse un tiro en la cabeza.

El mismo destino trágico tuvo Marie-Thérèse Walter, otro de sus grandes amores, que tenía 17 años cuando Picasso, entonces de 46, se enamoró de ella. El pintor estaba casado con la bailarina rusa Olga Khokhlova -madre de su hijo Paulo-, cuando inició su relación con la sueca afincada en París. La retrató en obras como Mujer sentada cerca de una ventana (1932) o El sueño (1932). En 1977, se quitó la vida. Muchos dicen que nunca soportó la ausencia del hombre que conoció hacía ya 50 años.

Otras mujeres amadas por Picasso fueron la atormentada fotógrafa Dora Maar, con quien vivió una pasión conflictiva, y la pintora francesa Françoise Gilot, que tiene ahora 91 años y que fue la única que lo abandonó tras 10 años de romance. Todas sus relaciones le dejaron cuatro hijos (dos de cada sexo): Paulo, que tuvo con Khokhlova; Maya, que tuvo con Marie-Thérèse Walter, y Claude y Paloma, con la propia Gilot. Ninguno de los descendientes de Pablo Picasso siguió el camino artístico de su padre.

La pasión por el arte del malagueño, en cambio, vino de su papá, que también fue pintor. Picasso pintaba desde niño. El primer óleo que se guarda de Picasso es una marina que le copió a su padre (que la había copiado de otro pintor de la época); la pintó con ocho años, a escondidas, debajo de una cama, iluminado por una vela, había reseñado el diario El País tras una muestra que indaga en los primeros años del pintor. Ya el mismo autor dijo alguna vez que todos los niños nacen artistas, que el problema es cómo seguir siendo artistas.

Y Picasso fue un artista toda su vida, que varió de estilos. Tuvo su primera consagración con Las señoritas de Avignon, un lienzo influenciado por el arte africano, en el que el malagueño rompió con el realismo. Esa composición supuso una revolución en el arte al dar luz al cubismo, al que se dedicó durante al menos 10 años. También trabajó el expresionismo y el surrealismo. Sus piezas empezaron a venderse en el mercado de Estados Unidos en 1944 hasta que en el 71 el Louvre expuso por primera vez la obra de un artista vivo. Hoy hay museos que llevan su nombre para recordar a un autor que aún vive en su arte.