Un corazón germano lleno de son

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El embajador de la República Federal de Alemania, Walter J. Lindner es gran amante de la música, afición que está acompañada por una sólida formación en uno de los conservatorios germanos. Al interés musical se une su inquieto espíritu que lo ha llevado a viajar por medio mundo.

Al llegar a Venezuela como jefe de la delegación diplomática germana se ha dado a la tarea de conocer el país y de ponerse en contacto con las tradiciones locales y caribeñas.

En esto días invitó a un grupo de amigos a su residencia para disfrutar de un encuentro con el son montuno. En el rol de anfitriona le acompañó su esposa, Laura Sustersic, quien se encargó de ordenar un buffet internacional con algunas sorpresas gastronómicas. Ese fue tiempo destinado a la tertulia. De inmediato, uno de los corredores se transformó en escenario y el embajador se sentó al piano para interpretar piezas que hicieron famosas artistas de la calidad de Compay Segundo, Benny Moré o el Trío Matamoros. Primero al piano y luego con la flauta el diplomático mostró que el ritmo va más allá de la genética. Lo acompañó el Septeto Típico Siboney.